martes, 25 de febrero de 2014

El águila calva

(Artículo publicado el 25 de febrero de 2014 en el diario La Opinión de Murcia)




El águila calva, también llamada pigargo americano o águila de cabeza blanca, debe su equívoco nombre al hecho de tener la cabeza cubierta de plumas blancas por lo que, al verla a lo lejos,  algún descubridor miope debió creer que se trataba de un pájaro calvo como los buitres. Pero no, el aguila calva ni es calva ni tiene la fama fúnebre y carroñera de los pájaros calvos, sino que se trata de uno de los pájaros más encumbrados del mundo actual, tanto que ha destronado a su prima el águila imperial en el escudo de los poderosos. El águila calva, como todos ustedes saben, es el ave representada en el escudo de los Estados Unidos de América.
                Las águilas que aparecen en los escudos nacionales proceden casi todas ellas del águila romana y simbolizan la unidad del imperio, la fuerza y la supremacía. En su combate heráldico con el león, presente por ejemplo en el escudo del Reino Unido, vence el águila pues domina en los  mismos espacios que el león y, además, reina en el aire. En España no tenemos águila en el escudo. Tuvimos una, sí, el águila de Patmos, el águila de San Juan Evangelista, que los Reyes Católicos eligieron para el primer escudo de la España unificada. Luego de la llegada de los Austrias, el emperador Carlos V sustituiría el águila de Patmos por el águila bicéfala del Sacro Imperio Romano-Germánico que, a su muerte, echaría a volar para anidar en tierras centroeuropeas. Ya no hubo más águilas en el escudo de España hasta que a Franco se le ocurrió rescatar el águila de Patmos del viejo escudo de los Reyes Católicos. La progresía, que, si bien se empeña por un lado en defender a las águilas como especie protegida, por otro las persigue con encono cuando figuran en cualquier escudo, empezando por el norteamericano, la pijiprogresía digo, logró convencer a la siempre timorata derecha constituyente de que la evangélica águila de Patmos era en realidad un águila fascista que, junto con las estatuas ecuestres del dictador, el Concordato, el Acuerdo Bilateral con Estados Unidos y el Seiscientos, debía ser erradicada del paisaje multimoderno, multicultural, multinacional y multiétnico de País, que fue el nuevo nombre políticamente correcto con el que la progresía bautizó a la nueva España post constitucional. Y el águila desapareció del escudo, lo que en cierto modo fue una suerte para ella.
                Lo más parecido a un águila que nos queda es una gaviota, pero no, no es igual y además tampoco le gusta a la progresía, tal vez porque, aunque muy lejana, es pariente de las águilas, sean imperiales, calvas o evangélicas. Tampoco les gusta el toro que, si bien no es un animal volador como lo eran sus primos mesopotámicos, representa al igual que el águila la unidad del territorio y de las gentes que lo habitan (España es una piel de toro, ya saben) frente a la disparidad polimórfica de País, este estado compuesto y sin nombre que tenemos. España no existe porque existen Catalunya y Euskalherria y otros quince trozos más. Ya no hay águila española como no hay toro español y, si me apuran, como tampoco quedan españoles. Pero decía que ha sido una suerte para el águila no figurar en el escudo porque, tal y como van las cosas, se habría convertido en una auténtica águila calva, un águila alopécica. Dicho de otra manera, el águila de Patmos no habría resistido tanta tomadura de pelo sin perder hasta la última de sus plumas capitales que, como todos ustedes saben, no son sino los pelos de las aves. Y es que la tomadura de pelo ha alcanzado en País la categoría de deporte nacional.
                La última gran tomadura de pelo ha sido el penúltimo capítulo del aquel mal llamado proceso de paz que inició Zapatero y que consistía en rendirse contundentemente al chantaje terrorista. El acto de entrega de armas que ha escenificado ETA con la presencia de unos supuestos verificadores internacionales y que los medios de comunicación han tratado con honores de noticia de portada, ha sobrepasado lo esperpéntico. Las armas entregadas fueron poco más una txapela, dos pistolas y una treintena de cartuchos, y los verificadores cazados a lazo hubieron a su vez de ser verificados por la Audiencia Nacional, de manera que el verificador que lo verifique, buen verificador será. El grotesco epílogo del acto de entrega consistió en que los etarras se volvieran a llevar las armas entregadas.

                Pobre águila calva y cabreada.
.

1 comentario:

sophia smith dijo...

Quiero dar las gracias a Dios por el uso ( Druwagbale@gmail.com ) como mi fuente de salvación después de 2 años de desempleo y mi amante me dejó solo durante 2 años, sólo el corazón roto hasta que conocí Dr.uwagbale después de un testimonio de las señoras cómo fue ayudado por el mismo Dr. uwagbale , por lo que decidió ponerse en contacto con él y cuando le dije que todo mis problemas se rió y dijo que esto no es un problema. que todo irá bien en tres días. Exactamente el tercer día de mi ex amante me llaman me sorprendió y lo que más me sorprendió fue que una empresa aplica desde hace más de 4 meses llamado y me dijo que debía volver al trabajo tan pronto como sea possible.Am muy agradecido al Dr. uwagbale , si así lo desea ponerse en contacto con él, su correo es ( druwagbale@gmail.com ) él hace el hechizo de la siguiente manera ( 1 ) Si usted quiere que su ex atrás . ( 2 ) que necesita un divorcio en su relación ( 3 ) ¿Quieres ser promovido en su oficina. ( 4 ) ¿Quieres que mujeres y hombres corren detrás de usted. ( 5 ) Si usted quiere un hijo. ( 6 ) ¿Quieres ser rico. ( 7 ) Usted quiere atar a su marido y la mujer a ser tuyo para siempre . ( 8 ) Si usted necesita la ayuda financiera . ( 9 )
Cuidado Herbal Contactar con él hoy ( druwagbale@gmail.com ) Ser Útil pecado enfatizar juez Hoy